Las mascotas: ¿Es conveniente o no criarlas?

Las mascotas son parte de la base familiar, y desde hace mucho tiempo lo han sido. La cría de animales es algo muy común en el mundo, de hecho, un promedio enorme de hogares tiene alguna mascota, siendo los perros y los gatos los más populares, puesto que son los que más fáciles se adaptan a la vida doméstica. Es bueno saber que el hombre, pese a todo los errores que ha podido cometer con su entorno a lo largo de la historia, también ha rescatado esos valores por la naturaleza y ha sabido darle el trato correcto a la vida animal, aunque claro, hay excepciones drásticas de maltrato, pero el caso más estandarizado en los países, y por eso hacemos énfasis al promedio, es que un hogar se conforma, además de los integrantes humanos, por alguna mascota.

EL AMOR CONLLEVA RESPONSABILIDAD

Un animal no se cría de la misma forma que a un humano, y desafortunadamente, no muchas personas están al tanto de eso. Pero, ¿el cuidado deja de ser menos? por supuesto que no. En cuanto a la responsabilidad, quizá un poco más por encima del tema de sentimiento, la cría de un animal se convierte en un tema económico, ya que su inversión debe considerarse. Poniendo un caso particular: las personas no deberían tener hijos si no tienen los recursos para su cuidado, igualmente pasa con los animales: no debemos aceptar la cría de una mascota si no tenemos lo que ella necesita; alimento, espacio para hacer sus necesidades, atención de un veterinario y el consentimiento personal.

No es por hablar de gastos solamente, porque, así parezca falso, tener una mascota aumenta los niveles de felicidad y confort, y esta es una de las razones por las que las personas mayores suelen tener perros, gatos o alguna mascota para cuidar, ya que estos crean una sensación de compañía, ¿ya vemos por qué es importante darles el valor necesario? Como un hijo, la responsabilidad económica jamás deja de existir.

Para obtener más información, visite este sitio web: www.lan247.se/snabblan/

¿TENEMOS LOS RECURSOS?

No es cuestión de estar en apuros pidiendo préstamos o utilizando la tarjeta de crédito para darle todas las comodidades a la mascota, de hecho, es a esa instancia a la que no se debería llegar, por eso es bueno hacer un plan previo, uno que analice el contexto. ¿Es nuestra casa el lugar correcto para una mascota? miremos el espacio de tierra que hay, el tamaño del piso, si la superficie es cómoda para el animal y si no se sentirá acorralado, porque eso es importante, la mascota no puede estar encerrada. ¿Tenemos suficiente capital como para comprar los requerimientos del animal para vivir? Es conveniente confirmar los precios de la comida para las mascotas, ya que estos pueden suponer un porcentaje extra de nuestro salario, y no, la comida de humanos no es para los animales, y con esto hay que tener especial atención.

Una última recomendación sería hacer observaciones sobre la salud de los que viven en el hogar antes de tener un animal doméstico, ya que existen reacciones alérgicas. En conclusión, lo mejor es una prevención y análisis completo, pero lo que sí podemos corroborar es que las mascotas estabilizan nuestro nivel emocional cuando sabemos crear un vínculo con ellas.