El precio de tener un coche

Adquirir nuestro propio automóvil es uno de los objetivos para la mayoría de nosotros. Lo que muchos no consideran es que a veces lo más difícil no es comprar el carro en sí, sino los costear los gastos que genera tener uno. La realidad es que el dinero pagado para adquirirlo no es todo el que necesitarás (tag et lån); de hecho, hay una larga lista de gastos que tendrás que manejar a cambio de la comodidad para transportarte cómodamente en tu vehículo.

Como compradores, debemos estar al tanto de que hacerse de un coche representará tener nuevos egresos y estar seguros de que contamos con una estabilidad financiera como para manejarlo sin problemas. Lógicamente, cuando vamos a una agencia de vehículos, la etiqueta solo nos dice el precio de compra, pero no los gastos de aseguradora, combustible, mantenimiento, impuestos, entre otros. Aquí te dejo una lista de algunos de los gastos que asumes cuando compras un auto:

GASTOS ADICIONALES

Cuando vamos a una agencia a comprar un coche vemos que en el vidrio hay una etiqueta con el precio de auto como tal, sin embargo, esta no es la única etiqueta que tiene. Existe además una etiqueta llamada ‘suplementaria’ la cual incluye el precio del auto pero con la inclusión de algunas ‘adiciones, tales como dispositivos antirrobo, ruedas cromadas, seguros y alguno que otro accesorio. Todo esto le añade a la factura unos cuantos cientos de euros adicionales.

COMBUSTIBLE

El consumo de combustible resalta como uno de los mayores gastos al comprar un auto. Un conductor promedio puede consumir unos 40 litros de gasolina a la semana, que equivale a unos 52 euros. A la vuelta de un año es una gran cantidad de dinero invertido solamente en combustible – lån penge 18 år.

SEGURO

Así como la gasolina varía de precio a diario, el precio de los seguros de automóviles también lo hace porque está basado en demasiadas variables. Dependiendo de la localidad del conductor, edad, estado civil, tipo de vehículo, historial de manejo, entre otros, las aseguradoras de vehículos determinan la cantidad a pagar por el seguro. Esta cantidad podría ser un 10% del costo del vehículo sólo durante los primeros cinco años. Evidentemente, el comprador pudiera elegir un plan de seguro mucho más accesible, sin embargo, se expondría al riesgo de tener que gastar muchísimo más en caso de tener un accidente y sobrepase el límite que cubre el seguro.

APARCAMIENTO

Aparcar representa un gasto muy considerable si se vive en una ciudad grande. Por encima del combustible, muchas personas prefieren no tener un auto por esta razón, pues consideran que no vale la pena. En caso de que vivas en una zona rural o una ciudad pequeña, este no suele ser un inconveniente porque no cuesta tanto dinero.

REGISTRO

Cualquiera que compre un coche, en cualquier lugar del mundo, deberá pagar para obtener los diferentes documentos básicos para poder conducir legalmente, tales como licencias, matrículas, certificados médicos, entre otros. Los precios varían dependiendo al tipo de vehículo y el peso.

Existen otros gastos como de mantenimiento, impuestos o financiamiento. Como hemos visto, no se trata solo de comprar el auto porque tienes el dinero o tienes un crédito, sino de tener en cuenta los gastos que un auto genera y si serás capaz de mantenerlo sin desestabilizarte económicamente.