El lado positivo de las crisis económicas

Podría sonar algo absurdo el título que le he dado a este artículo, pues ¿qué de bueno se puede sacar de una crisis económica? Te sorprenderás si te digo que mucho. No importa si es a nivel mundial, nacional, regional o personal, las crisis siempre sacan lo mejor (y lo peor) de las personas. Aprendamos, por supuesto, a sacar lo mejor de ellas.

Ningún país del mundo y ningún ser humano está exento de atravesar una crisis económica en algún punto de la vida. No importa cuán tranquilo y estable se haya estado, las cosas pudieran cambiar en cualquier momento y ponerse algo cuesta arriba. Por ejemplo, el país está en depresión y la inflación crece apresuradamente por lo que tu sueldo apenas alcanza para cubrir lo básico. Otro escenario común es la pérdida del empleo o un gasto muy elevado por alguna emergencia, tienes una deuda enorme con tu tarjeta de crédito, o tu negocio está atravesando un momento difícil y apenas consigues pagar a tus empleados. Todos son escenarios indeseados pero que tarde o temprano nos llegan para bien o para mal. Eso lo determinaremos nosotros con nuestras acciones y cómo decidamos enfrentarlo.

A lo largo de la historia de la humanidad, los momentos de mayor brillantez, de los avances científicos más importante y de aprendizaje han llegado precisamente cuando se enfrenta una crisis. Albert Einstein una vez dijo “…en la crisis es donde aflora lo mejor de cada uno (…) la única crisis amenazadora es la de no querer luchar por superarla”.

Una crisis es una oportunidad preciosa para tirar de creatividad, inventiva y de sorprendernos a nosotros mismos. En el caso que nos encontremos en un escenario del segundo párrafo, por ejemplo, tu negocio pasa por horas bajas, es el momento de autoanálisis y ver qué se está haciendo mal, qué ha cambiado y cómo lo podemos mejorar. Evalúate a ti mismo como propietario, evalúa a tu personal y trata de identificar lo que se puede mejorar. Ofrece nuevos servicios y/o productos, delega funciones e incentiva a los empleados a que brinden una atención de calidad.

Cuando el problema no está en ti sino en el contexto, en lo que te rodea, debido a una crisis general del país, recuerda que aunque un gobierno haga malas gestiones económicas y te afecten, no será trabajo únicamente del gabinete ejecutivo arreglar el problema. Tú también tendrás que involucrarte y contribuir con tu grano de arena para que pase lo antes posible y volver a la normalidad. ¿Cómo contribuir? Pues si eres dueño de algún negocio, no especules con los precios, brinda oportunidades de trabajo, entre otros. Si eres quien trabaja para una empresa, entonces puedes emprender un negocio familiar, algo pequeño que vaya generando más capital, sé responsable al pagar tus impuestos y servicios, entre otros.

No permitas que la crisis saque lo peor de ti, haciéndole daño a otros, queriendo el beneficio personal antes que el beneficio común. Muchas personas ven las crisis como una bendición, pues es el preludio a una etapa llena de éxito y prosperidad.